CODIGO T.V, MITOS Y LEYENDAS, NOTICIAS, REPORTAJES, CHICAS, KINCUTY Y PAVOLO, POLITICA

lunes, 11 de septiembre de 2017

El imperiop de los Romanov engrandeció a Rusia

CODIGO 32

Los Romanov: el trágico destino de la poderosa dinastía que convirtió a Rusia en uno de los mayores imperios de la historia y cuyos grandes zares admira Vladimir Putin

El presidente ruso, Vladimir Putin, no oculta su admiración por Pedro el Grande, uno de los zares más poderosos y famosos de la dinastía Romanov.
Es más: la historia de esta casa real es esencial para entender cómo es y cómo se gobierna Rusia hoy, le dice a BBC Mundo el historiador británico Simon Sebag Montefiore.

En su bestseller "Los Romanov", Montefiore asegura que esta dinastía fue la más exitosa de los tiempos modernos: reinó durante 300 años (de 1613 a 1917) y creó uno de los imperios más vastos de la historia, que creció sin cesar a un ritmo de 142 metros cuadrados al día y llegó a ocupar un sexto de la superficie de la Tierra.
Pero los Romanov -dice el autor- también fueron autócratas despiadados, crueles y traicioneros: no dudaron en torturar o matar a sus propios hijos, cónyuges o padres en medio de sus constantes pujas de poder. Ninguno de sus 20 monarcas pudo dormir tranquilo y fueron pocos los que murieron por causas naturales.
Y varios de ellos se entregaron a la lujuria, la embriaguez y el sadismo depravado, cuenta Montefiore. Por ejemplo, Catalina la Grande coleccionaba amantes y Pedro el Grande, enanos.
El dominio de los Romanov se cortó abruptamente con la Revolución Rusa, de la que este año se cumple un siglo.
En julio de 1918 el último de los zares, Nicolás II, su esposa Alejandra, sus cinco hijos y algunos sirvientes fueron fusilados por un pelotón de bolcheviques bajo las órdenes de un tal Vladimir Lenin.
En una entrevista con BBC Mundo, Montefiore, quien esta semana participa en el Hay Festival de Querétaro, en México, revela algunos de los aspectos menos conocidos de esta dinastía que llegó a la cima del poder global y lo perdió todo de un día para otro, y explica por qué su legado perdura hasta nuestros días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios de los lectores no deben ser ofensivos a personas e instituciones,de lo contrario nos revervamos elderecho de su publicación o no