CODIGO T.V, MITOS Y LEYENDAS, NOTICIAS, REPORTAJES, CHICAS, KINCUTY Y PAVOLO, POLITICA

martes, 9 de diciembre de 2014

EN UN BASURERO ENCONTRÉ JOYAS

CODIGO 32

Por Eugenio Taveras

El viernes 5 de diciembre asistí a la entrega de los Certificados del Diplomado en Derecho Constitucional impartido entre el 8 de mayo y el 15 de septiembre de 2014 en la Biblioteca Central de la UASD, exactamente cuatro meses y una semana, no seis meses como en más de una ocasión dijeron durante la actividad.


Pues bien, nada quedó mejor que la gala de entrega de los tan esperados certificados, incluso, por aquellos que calificaron el curso como MUY MALO por la desorganización, improvisación, falta de coordinación y repetición de temas, en todo el trayecto, de principio a fin; a pesar de que la exposición inicial oficiada por Trajano Vidal Potentini, coordinador oficial, me convenció de lo contrario.  

Por todos los fallos antes mencionados, y otros tantos que no recuerdo, fue que quien esto escribe se negó a redactar un trabajo final exigido para optar por el certificado, a sabiendas de que los diplomados no lo incluyen, hasta donde yo conozco y en los que he participado.

Lo cierto es que el coordinador oficial, Trajano Vidal Potentini y los demás sub coordinadores de Santiago, seis en total, les vendieron a los representantes del Tribunal Constitucional, encabezados por el Dr. Milton Ray Guevara, Presidente de esa Alta Corte, que dicho Diplomado fue un éxito en toda su extensión, versión que se sale totalmente de la verdad y carece de honestidad; excepto, que el Secretario General del CDP por Santiago, Juan Carlos Bisonó, redactó una comunicación la cual hará llegar a los ojos del Presidente del TC, donde explica las fallas y desaciertos que hubo durante el desarrollo, con el fin de que sean corregidos en el futuro.

Ahora bien, como dije una cosa digo la otra y no me ciego a la verdad:  dentro de todos los escombros acumulados mientras estuve asistiendo al diplomado, me refiero a todo lo expresado por los expositores excelentes, buenos, regulares, malos y muy malos, por los coordinadores y los participantes, ahí, dispersas en ese basurero, pueden encontrarse joyas de buena calidad, me explico, no todo fue una pérdida de tiempo, y asistí desde el primero hasta el último día, con una atención vehemente y sincera, y puedo afirmarles que aprendí muchas cosas que hasta entonces desconocía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios de los lectores no deben ser ofensivos a personas e instituciones,de lo contrario nos revervamos elderecho de su publicación o no