CODIGO T.V, MITOS Y LEYENDAS, NOTICIAS, REPORTAJES, CHICAS, KINCUTY Y PAVOLO, POLITICA

miércoles, 6 de junio de 2012

Luces y sombras de una estrella

CODIGO 32
María Montez: luces y sombras de una estrella
Laura Rodríguez 
laura.rodriguez@listindiario.com
Santo Domingo.-Fue en el 1985 cuando el libro “María Montez, mujer y estrella” del escritor y periodista Pablo Clase hijo, se publicó. Era la primera vez que se registraba la vida de la estrella de Hollywood en un libro.
Diecinueve años después el “retrato del alma de María Montez” (como lo define su creador), ve una segunda edición. Este documento histórico, artístico, y si quiere, hasta psicológico, revela muchos detalles de la vida de la “Reina del Technicolor”, que se perfilan como clarooscuros en torno a la figura de quien fuera, y es, un ícono del Séptimo Arte.

Hollywood y ella
María Montez nació en 1912 (meses después del hundimiento del Titanic, como recordaría un colega). Un año antes, en 1911, fue instalado el primer estudio cinematográfico en la localidad deHollywood, y posteriormente, su “Star system”, una forma de control impecable sobre sus actores. Con ella también nace la Universal Pictures en Nueva Jersey, (1912) compañía que se llevaría la primicia de sus actuaciones. “Hollywood comenzó a marcarle el terreno a la estrella que iba a nacer”, expresa Don Pablo, para explicar el fenómeno. “Llegó al lugar oportuno, en el momento oportuno”, concluye.

Duras críticas
Aunque alcanzó una fama y reconocimiento notables, el perfil de los papeles interpretados por Montez, suscitaba duras críticas en la época. Los cinéfilos de aquél tiempo tenían sus propia etiqueta para los filmes que le tocó interpretar: “superfluos”, “pobres” o “banales”.

Eran películas “escapistas” de hecho, taquilleras, pero ideadas para disipar las tensiones que hacía despertar la guerra. Películas como “Cobra Woman”, “Alí Babá y los cuarenta ladrones” son más recordados por los decorados, el vestuario y la exuberante belleza de María Montez, que por su calidad artística. “En realidad María Montez no podía actuar con la exigida destreza de una buena actriz”, confesaría más tarde el director de “Cobra Woman”, Robert Siodmak. Su ritmo de trabajo era impresionante: podía llegar a filmar más de 5 películas en un año.
La vertiginosidad de su carrera y el interés comercial perseguido por las productoras, le impidió develar al mundo esa gran actriz en su interior.
“No me gustan mis películas. He renunciado cuarenta y ocho veces”, admitiría años más tarde a un periodista. Quería hacer películas serias no de “cuentos de hadas”, el grueso de las ofertas que recibía. 
Supersticiones María Montez presumía de consultar a su astrólogo todo el tiempo. Por otra parte, a su llegada a la Villa Les Copeaux en los suburbios de Sureness, París; se rumoraba que aquella casa estaba “maldita”por la inexplicable muerte de su anterior inquilina, una comediante belga. Allí falleció la actriz, en circunstancias de las cuales no hay un consenso total

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios de los lectores no deben ser ofensivos a personas e instituciones,de lo contrario nos revervamos elderecho de su publicación o no