CODIGO T.V, MITOS Y LEYENDAS, NOTICIAS, REPORTAJES, CHICAS, KINCUTY Y PAVOLO, POLITICA

lunes, 19 de marzo de 2012

Deportista y político muere sin recibir recompensas por su altruismo

CODIGO 32 // HECHOS Y GENTES
 TAMBORIL, REP. DOM.- El fallecimiento del político, deportista y dirigente comunitario Ramón Rosario (Papito), la madrugada del  pasado sábado, dejó un sabor amargo entre sus familiares y allegados por el padecimiento que lo postró en cama y que le produjo su muerte a destiempo.

Durante su velatorio y posterior sepelio se escucharon frases de lamentaciones por el estado de miseria económica en que murió Papito, quien  duró muchos años ligado al poder municipal,  sin disfrutar de las mieles del poder  porque era un enemigo de la corrupción administrativa.

Papito Rosario fue parte de una generación de políticos que en Tamboril tuvo como tesón su entrega a los trabajos sociales, a los deportes y al servicio comunitario, sin pedir nada a cambio. A diferencia de los millonarios que dan lo que les sobra, Papito regalaba lo poco que tenia.

Durante su juventud formó parte del equipo de béisbol amateur del municipio, en donde se inició como recoge bate y terminó como  dirigente máximo y fiel defensor de la existencia del mismo.

Participó, respaldó y defendió la Liga de Softbol "Los Veteranos", de la que manifestaba era un buen espacio para compartir y tener el cuerpo en forma.

En política fue un reformista consumado,  seguidor del fenecido ex presidente Joaquín Balaguer y defendía las ejecutorias de su gobierno a capa y espada.

Como regidor apoyó todos los proyectos que entendía beneficiaba a las comunidades y las entidades progresistas del municipio, sin pedir nada a cambio.

Por su vida social, hombre afable y buen amigo, cientos de tamborilenos fueron a despedirlo a su última morada en el cementerio del municipio de Tamboril, donde las lágrimas tristes de sus seres queridos bañaron el féretro en que fue sepultado.






















No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios de los lectores no deben ser ofensivos a personas e instituciones,de lo contrario nos revervamos elderecho de su publicación o no