CODIGO T.V, MITOS Y LEYENDAS, NOTICIAS, REPORTAJES, CHICAS, KINCUTY Y PAVOLO, POLITICA

sábado, 4 de febrero de 2012

Una esposa y más de 500 amantes

 CODIGO 32//HECHOS Y GENTE 
Por Irene Hernández Velasco


Ida Dalser no fue, ni mucho menos, la única amante que tuvo Benito Mussolini. El “Duce” siempre se jactó de ser un tipo de gran virilidad y de enorme poder de seducción. Algunos historiadores calculan que a lo largo de su vida se vio envuelto en más de 500 aventuras amorosas. Pero el régimen fascista jamás reconoció abiertamente los numerosos escarceos sexuales de su líder. 
 Al revés: a efectos oficiales, Mussolini era un hombre felizmente casado, un marido ejemplar y un entregado padre de familia. La “dichosa” esposa se llamaba Rachele Guidi y tenía diez años menos que el dictador. Era la hija menor de Anna Lombardi, una viuda que tras perder a su marido se había convertido en amante del padre de Mussolini. De hecho, hay quienes sostienen que Rachele nació como fruto de esa relación, lo que la convertiría en hermanastra del dictador. 

De lo que no hay duda es que no era más que una muchacha de 16 años cuando, en 1909, Benito Mussolini se enamoró perdidamente de ella. La joven trabajaba como camarera en el mesón que su madre poseía en Forli. Un año después de conocerse, el 17 de enero de 1910, Mussolini y ella comenzaron a vivir juntos en un modesto apartamento de la ciudad. Paradójicamente, él presumía de ideas socialistas, así que convenció a Rachele de que el matrimonio era una institución burguesa y que lo mejor era la libre convivencia sin papeles.

Con la precisión de un reloj suizo, el 1 de septiembre de 1910, justo nueve meses después de que Mussolini y Rachele se fueran a vivir juntos, nació Edda, la primera hija de la pareja. Pero el líder fascista aún tardaría bastante tiempo en convertir a Rachele en su esposa. De hecho, no fue hasta el 16 de diciembre de 1915 cuando contrajo matrimonio civil con ella. La boda se celebró en un hospital de Treviglio, donde la joven se recuperaba de un ataque de tifus. En septiembre de 1916 nació Vittorio, al que seguirá, en octubre de 1918, Bruno. Y después, Romano.

El 28 de diciembre de 1925, el “Duce” cedió a las presiones de Rachele y se esposó con ella por el rito religioso y en la intimidad. A pesar de que el “Duce” es ya primer ministro y tiene su cuartel general en Roma, su mujer sigue viviendo con sus hijos a caballo entre Milán y Villa Carpena, una pequeña propiedad rural cerca de Forli. De hecho es en Villa Carpena donde Rachele da a luz al quinto y último hijo de la pareja, Anna Maria. 

En 1929, Rachele y sus hijos se trasladan a vivir a Roma con Mussolini. Diversos historiadores sostienen que él pegaba a su mujer y a sus hijos. Pero, a pesar de ello, la pareja nunca se separó. Rachele soportó las numerosas amantes que tuvo su marido. La más famosa de todas ellas: Clara Petacci. Benito le puso un piso de lujo y la cuidó con dedicación cuando ésta perdió al hijo que esperaba. Pero Clara también supo corresponderle: cuando Mussolini fue derrocado y los partisanos iban a fusilarlo, se lanzó sobre su amado y murió a su lado. Los cadáveres de la pareja fueron expuestos públicamente en las calles de Milán.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios de los lectores no deben ser ofensivos a personas e instituciones,de lo contrario nos revervamos elderecho de su publicación o no