CODIGO T.V, MITOS Y LEYENDAS, NOTICIAS, REPORTAJES, CHICAS, KINCUTY Y PAVOLO, POLITICA

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Millones euros de la UE acaban en manos de la mafia

 CODIGO 32
Millones de euros destinados a desarrollar algunas de las regiones más pobres de Europa fueron absorbidos por organizaciones criminales, incluida la mafia italiana.

De acuerdo con una investigación llevada a cabo por la BBC, varias compañías fantasma obtuvieron de forma fraudulenta fondos procedentes de la Unión Europea (UE) para el desarrollo de proyectos energéticos.


Para algunos críticos, estos hechos indican que la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude (OLAF, por sus siglas en francés) no está cumpliendo sus objetivos de evitar el robo y el despilfarro de recursos.
Desde la OLAF se insiste que es en los estados miembros de la UE en quienes recae la responsabilidad principal de la prevención de abusos de este tipo.

Aumento del fraude

"Grandes cantidades están yendo a parar a la mafia, algo que no debería suceder. Debemos continuar mejorando nuestros sistemas financiero y administrativos y controlar mejor las áreas de riesgo sobre el terreno. Eso es lo que estamos haciendo ahora", señaló Nicholas Ilett, director de la OLAF.

Los Fondos de Cohesión de la Unión Europea son concedidos por la Comisión Europea desde Bruselas. Para el período comprendido entre 2007 y 2013 tuvieron un presupuesto de más de US$454.000 millones, que se distribuyeron entre más de 650.000 programas en 27 países.

Según datos de la misma Comisión Europea, sólo en 2009, el fraude y las irregularidades afectaron a cerca de US$1.600 millones, una cifra que supone un aumento de 100% respecto al año anterior.

Recientemente, el ex capo de la mafia Antonio Birrittella que ahora colabora con la policía relató a la BBC cómo su organización obtuvo parte de ese dinero.

"Un regalo para la mafia"

"Esos fondos eran como un regalo para la mafia, fáciles de obtener, sobre todo los relacionados con la instalación de granjas eólicas y proyectos de energías renovables", aseguró.

"La mafia es dueña de muchas de las compañías que ganan los contratos para construir explotaciones de energía eólica, después reclaman dinero por transacciones falsas y emiten facturas por el doble del valor real", agregó.

Según Birrittella, la organización criminal utiliza la intimidación para conseguir los lotes de tierra necesarios para colocar los generadores eólicos y amenaza a las compañías constructoras que se niegan a pagar la extorsión exigida.

"Se empieza incendiando instalaciones y atacando a sus camiones y maquinaria. Después pasaron a realizar llamadas amenazadoras. Al final, normalmente, consiguen lo que pretenden", comentó.

El negocio del viento

De acuerdo con el fiscal antimafia regional, Roberto Scarpinato, numerosas explotaciones eólicas fueron desarrolladas por la mafia con dinero de la Unión Europea y después fueron aprovechadas para financiar un imperio de blanqueo de dinero.

Mediante el movimiento de los millones obtenidos de la UE a través de diversas compañías fantasma, las organizaciones dan imagen de operar legítimamente y de ese modo consiguen atraer más fondos públicos.

"Toman la misma cantidad de dinero y la van pasando de una empresa a otra, como si cada una de ellas pudiera disponer de ese capital. Esta operación la realizaron en muchas ocasiones y así es como consiguen las subvenciones", dijo Scarpinato.
Tras su puesta en funcionamiento, muchas de las explotaciones eólicas fueron vendidas a compañías energéticas auténticas, que nada tienen que ver con la mafia.

Confiscación récord

Los detalles de las cantidades de dinero gestionadas por la mafia están comenzando a salir a la luz lentamente.

Las autoridades italianas confiscaron recientemente a la organización criminal propiedades por valor de caso US$2.000 millones, entre las cuales se encontraban 43 empresas de energía solar y eólica.
Desde Bruselas, Nicholas Ilett asegura que los Fondos de Cohesión tienen incorporado un sistema de auditoría.

Hill Newton Duna, parlamentario europeo del Partido Liberal Demócrata del Reino Unido, alaba el trabajo de la OLAF, pero se queja de que sea un servicio "pequeño y con pocos recursos" sin poder para procesar cuando encuentra pruebas de fraude.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios de los lectores no deben ser ofensivos a personas e instituciones,de lo contrario nos revervamos elderecho de su publicación o no