CODIGO T.V, MITOS Y LEYENDAS, NOTICIAS, REPORTAJES, CHICAS, KINCUTY Y PAVOLO, POLITICA

sábado, 3 de julio de 2010

Transexual 'desnudó' a Franco y ahora lo exhibe en busto

CODIGO 32
Libertaria o libertina, artista o actriz, soprano o engaño, genialidad o provocación, a tenor de la sensibilidad con la que se la observe puede trasmitir una u otra impresión, pero cualquier duda se despeja sobre su condición política, religiosa y sexual: “Soy republicana, sindicalista y hasta anarquista, atea y transexual”.
Es la única concejal transexual de toda España y presume de una voz ‘única’ por su especial configuración hormonal, su timbre y potencia.

Es Manuela Trasobares Haro, natural de Figueres (Girona) y concejal por el Partido Republicano en Geldo, un pequeño pueblo de la provincia de Castellón. Polifacética como artista y ‘polifacética’ como persona, Trasobares ha recibido el encargo expreso de Esquerra Republicana –“votado por unanimidad”- para esculpir un busto en bronce de quien fuera presidente de la II República española, Manuel Azaña, y erigirlo en el Congreso de los Diputados, junto a otros ilustres personajes trascendentales en el devenir político español.

Quien se atrevió a desnudar a Franco, a Cristo y a la Virgen –entre sus obras más conocidas destacan ‘El Cristo desnudo’ y la reinterpretación de ‘La Piedad’ de Miguel Ángel- quien ha ‘levantado’ en escultura a la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, como artista fallera, y es capaz de sacar su vertiente más ‘exhibicionista’ en numerosos programas de televisión, acepta el reto más trascendental de su carrera: ‘revivir’ a uno de sus ídolos.

La pieza se presentará en el Congreso en noviembre, coincidiendo con el 70 aniversario de la muerte de Azaña. La escultora ha previsto su finalización para un mes antes. El presidente de la Cámara Baja, José Bono, ha dado su autorización, tras la propuesta del diputado de IU Gaspar Llamazares –debido a que Esquerra Republicana no tiene representación específica- y a propósito de “recuperar la Memoria Histórica”, explica Trasobares. Pero, ¿conoce José Bono -socialista católico reconocido- a la artista contratada, sus obras y su particular colección de esculturas religiosas?

Manuela Trasobares cree que no, “y no tiene por qué saber el autor de la obra”, comenta, porque el coste de la estatua estará sufragado por Esquerra Republicana y a José Bono sólo se le ha solicitado el permiso para la instalación de un busto de Azaña. “Pero tranquilos, que ya tendrá tiempo de conocerme, porque tan tremenda bomba es que, por fin, se pueda enarbolar la ‘bandera republicana’ en el Congreso, representada por don Manuel Azaña, como que el trabajo lleve mi rúbrica, mi seriedad y mi profesionalidad. Imagínate quién soy yo, de ideas ateas, anarquistas y amante de la libertad, la democracia y la justicia”, (¡nada menos!)
El proceso de ejecución del busto se encuentra en una fase inicial, de recopilación de datos y documentos fotográficos del ex presidente de la República. Una de las fotografías que más le impresionan es la del cadáver de Azaña, “en cuyo rostro se plasma la tragedia nacional y personal por la que atravesó los últimos meses de su vida, su dolor en el exilio, cómo le cayó encima todo el peso de la responsabilidad de la República”. Trasobares tiene intención de dejar en su obra la huella de esta tragedia.

La escultura, de bronce y a tamaño natural, será un retrato clásico, sin deformaciones plásticas, realista o incluso hiperrealista, “captando hasta los poros de la piel”, fiel a la anatomía y los gestos de Azaña, que se erigirá sobre un pie y un pedestal “que coloquen la mirada de mi presidente por encima de la del espectador, a 1,85 ó 1,90 metros de altura”, comenta

La edil republicana considera que la presencia del busto de Azaña en el Congreso supondrá un paso adelante en la superación de la herencia de la Dictadura, “pues Azaña fue el enemigo principal de Franco”. Y es que, personalmente, Trasobares se considera “una superviviente de la represión franquista, ya que tuve que sufrir en mis carnes la marginación producto de la moral y la educación conservadora que imperaba en los años 60 y 70 en los que transcurrió mi infancia y mi juventud”.
Su mentor, Salvador Dalí

Solamente el legado artístico y cultural que le transmitió su familia, añade, “mi esfuerzo personal y mi gran maestro, el genio Salvador Dalí, me permitieron superar tal marginación social”. Gracias a Dalí, el niño reprimido de ocho y diez años aprendió a trasladar a la pintura su mundo interior, de hadas, princesas, emperatrices, “que en realidad eran yo”.

Por último, Trasobares ha entendido también este encargo como un reconocimiento especial a su labor artística, apunta, “que se ha visto en numerosas ocasiones ninguneada en España a causa de mis ideales políticos y de mi condición de luchadora por el reconocimiento de las diversas identidades sexuales”. Se cierra así para ella una etapa de veto por parte de las instituciones, añade, “que ejemplifica cómo el país se está abriendo al progreso”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios de los lectores no deben ser ofensivos a personas e instituciones,de lo contrario nos revervamos elderecho de su publicación o no