CODIGO T.V, MITOS Y LEYENDAS, NOTICIAS, REPORTAJES, CHICAS, KINCUTY Y PAVOLO, POLITICA

lunes, 23 de marzo de 2009

Muere Ana Ventura, mujer revolucionaria de Tamboril.

CODIGO 32
TAMBORIL, SANTIAGO, REP.DOM._Murió en la comunidad de Haina en este municipio, el lunes, la octogenaria Ana Ventura, una valiosa y revolucionaria mujer que durante la férrea dictadura de Rafael Leónidas Trujillo puso en riesgo su vida y la de sus hijos para proteger a miembros del movimiento revolucionario 14 de Junio.

Ana Ventura era la esposa del químico cárnico Isidro Ventura y madre del profesor Alcides Ventura, así como de Leo, Yayi, Thelma, Miguel, Williams, Crucito, Félix y Nelson Ventura. Sus restos estan siendo velados en su residencia de Haina y serán sepultados en el cementerio municipal de Tamboril este martes.

Junto a Pancha Ventura, María Otilia Martínez, Rosa Emilia Rodríguez, Cándido Rivas y otros honorables tamborileños ésta patriótica mujer, con su pensar y actitud humanistica, aportó un valioso legado a Tamboril y al país.

Ana fue la mujer que a finales del trujillato y en el inicio del oprobioso gobierno de Joaquín Balaguer supo actuar, de forma indirecta, al sostenimiento de la preservación de la vida de guerrilleros urbanos como Anastasio Jiménez, Sóstenes Peña Jáquez, Antonio Suazo y otros jóvenes, que de manera clandestina pasaron por su humilde hogar en busca de guarida y alimentos para salvar su vida,.

Con gallardía y sin temor se entregó sin reservas a las causas revolucionarias, atendiendo cual que fuere la necesidad de quienes tocaban la puerta de su vivienda en busca de protección.

Según el escritor y poeta Anastasio Jiménez, fueron muchos los revolucionarios que aquella mujer de mediana estatura socorrió a quienes atendía en su casa, ingeniándosela a como diera lugar para cumplir de manera voluntaria y espontanea la importante misión de contribuir a la libertad de los dominicanos y dominicanas.

Hubo momentos en que ella supo poner en peligro su vida y la estabilidad de su familia para salvaguardar la vida de algunos de aquellos guerrilleros que tocaban a las puertas de doña Ana cuando los esbirros de Trujillo o de Balaguer, como perros rabiosos, los perseguían para matarlos.

Además, Ana fue una mensajera en la clandestina de lucha revolucionaria en Tamboril, convirtiéndose en un cofre de secretos para sus confidentes.

La diáspora dominicana en Nueva York, encabezada por Anastasio Jiménez, Dagaberto López y Johan Rosario, entre otros, hacen saber su condolencia a los familiares de Ana Ventura, por su deceso, entendiendo que: ” El ser humano sólo muere cuando deja de existir en el recuerdo de los vivos y su legado no morirá jamás por ser ella un hilo conductor de la paz, el amor, la justicia y la libertad”.
Poetas tamborileños hablan sobre Ana Ventura de la siguiente manera
Ana
''porque sembró la luz
y enderezó el camino
porque tejió en la lluvia
la flor y el compromiso
y en medio del silencio
la miseria y el miedo
estampó con su arrojo
la insignia de lo humano''.
Dagoberto López

ANAVESERVICIOS

Por: Anastacio Jiménez M.

Que cerraste los ojos, me avisaron.
Que calleron tus pasos y tu voz.
Que te lloran las gentes que te vieron
cruzando los peligros del honor.

Que se calló el silencio de tu campo
y se quebró la brisa de Tambor;
que lagartos se asoman a los trillos
para imitar tu acción.

Y yo, Anapaloma, tan distante,
habré de conformarme con pensar
verte ligera por el camino andando
con el brillante traje solidario:
Oteando al volswagen;
vigilando al Alcalde;
moviéndote entre cercas
burlando al opresor
para llevar con temple a los muchachos
el mensaje del próximo combate.
Yo no voy a llorar Anapaloma;
Te saludo y asciendo a capitana.

Paterson Nueva Jersey USA
23 - 03 - 09

1 comentario:

  1. Doña Ana, Dios la va a tener en donde debe de estar, porque esa viejita fue siempre buena con todo nosotros, y eso yo era nieto de ella de lo pegajoso, porque yo naci con ellos. La Queremos...............

    ResponderEliminar

Los comentarios de los lectores no deben ser ofensivos a personas e instituciones,de lo contrario nos revervamos elderecho de su publicación o no