CODIGO T.V, MITOS Y LEYENDAS, NOTICIAS, REPORTAJES, CHICAS, KINCUTY Y PAVOLO, POLITICA

martes, 24 de febrero de 2009

El maquiavelismo robotiza a los políticos



LEONEL ALUMNO AVENTAJADO DE BALAGUER

Por Arturo Taveras

´´La historia del poder político en la antigua Grecia, Roma, Egipto y la China, antes de que existiera Nicolás Maquiavelo, esta llena de episodios horribles cometidos por políticos ambiciosos que nunca vacilaron en traicionar, desterrar, matar y condenar a su pueblo a catástrofes fatales, guerras e incendios de ciudades, con tal de saciar sus ansias de poder, diccionario enciclopédico Wikipedia.

Agrega esta enciclopedia digital que en múltiples ocasiones los príncipes y los conquistadores no vacilaban en hacer uso de la mala fe, el engaño, la crueldad, la traición y el asesinato para llegar al poder, obtener éxito y satisfacer su codicia y ambición personal.

Esas acciones inhumanas del animal político de Aristóteles ha sido observada y escrita a través de la historia por los pensadores que, como Nicolás Maquiavelo, conocido como el “primer pensador político de la edad moderna” plasmó en su libro “el Príncipe” la experiencia vivida como una forma de retratar las exigencias del poder político cuando se ejerce en medio de la ambición y la traición.

Aunque en la antigüedad existieron episodios inhumanos cometidos para ejercer el poder es a partir de Nicolás Maquiavelo, quien nunca fue poderoso sino un funcionario palaciego italiano, cuando se tiene mayor conocimiento de un esquema o guía para el ejercicio de la política, con la aplicación del principio ´´ el fin justifica los medios´´.

Al igual que en la vida palaciega de la antigua China, Roma, Grecia y otros pueblos, en la actualidad existen los aduladores que crean toda clase de artimañas para ser los preferidos del príncipe, el jefe, el presidente o de quien sea que ostente el poder. Este tipo de personas son una especie engendros que siembran la cizaña y hacen mas inhumano y desconsiderado al animal político, que casi siempre tiene que cuidarse del lobo disfrazado de oveja.

Lo más peligroso es que desde la instauración del Maquiavelismo en América Latina, en especial en República Dominicana, se ha creado un código generalizado de actuación del político, sin importar el partido, lo que ha llenado de traiciones y malquerencia las esferas del poder y ha hecho que se pierda la moral y los principios del valor humano en los propios gobernantes.

Como se han perdido todos los principios de una sociedad de bien común, como la primitiva, que conllevaban al freno de las malas actuaciones sociales y políticas, los hombres y mujeres que participan en la vida pública y privada desarrollan con mas libertad sus ansias de poder y ejecutan sus acciones sin importarles que los están mirando y que el pueblo, al igual que Dios, es soberano.

Esa forma de actuación insensible de los políticos se ha puesto de manifiesto, de manera profunda en República Dominicana, después del ascenso al poder del fenecido Joaquín Balaguer y se ha modernizado con nuevas estrategias y con un corte más populista en los mandatos de su alumno aventajado, el presidente Leonel Fernández y su Partido de la Liberación Dominicana.

El actual mandatario dominicano actúa con una especie de inconsciencia y con hipocresía, ya que no se vergüenza de sus actos políticos cuando aparece ante si mismo y ante el pueblo haciendo todo lo contrario a sus prédicas y muy adverso a lo que aparenta ser.

Sus ejemplos son múltiples, pero el más fehaciente ha sido el de los indultos de políticos y empresarios presos por robarse el dinero del pueblo, lo que constituye un crimen ante los ojos de Dios y el mundo, porque la corrupción administrativa en el Estado y las quiebras bancarias han hundido en la miseria a miles de dominicanos.

Ese es un acto de complicidad del gobernante dominicano con la corrupción y constituye una forma maquiavélica de evitar contratiempos en su permanencia en el poder, dando para recibir, perdonando para que le perdonen, porque su ambición es trascender en la historia desde el poder del Estado.

Pero como el poder esta rodeado de ladrones, mercaderes, buitres y pirañas que están al asecho para asaltar el Palacio Nacional y terminar con el principado, el presidente Leonel ha comprendido los principios de Maquiavelo, los aplica y juega en el ajedrez político con un traje impermeable, capaz de protegerlo de las emociones y la sensibilidad humana para no perder el trono con algún jaque mate.

No solo el mandatario dominicano ha aceptado como normal el hecho de que en la política se actúe con inmoralidad, sino que sus seguidores, subalternos y los lideres de otros partidos piensan igual y hacen lo mismo. Esas acciones se repetirán en las futuras generaciones de políticos.

Sin embargo se puede afirmar que la buena política, es decir, la política que se ejerza de acuerdo con su verdadera naturaleza y con las genuinas aspiraciones predicadas en campaña por el gobernante de ´´servir al pueblo´´ como lo predicó el fundador del Partido de la Liberación Dominicana, profesor Juan Bosch, tendrá que ser moralizada con sentido humano y dirección digna de un pueblo, sin engaños en la gobernabilidad y sin la complicidad de un grupo de corruptos que se suceden en el poder.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios de los lectores no deben ser ofensivos a personas e instituciones,de lo contrario nos revervamos elderecho de su publicación o no